¿Es el fin del Cisne Negro?

Leo un artículo que anuncia un algoritmo de Inteligencia Artificial capaz de analizar las noticias de Wall Street e invertir mejor que los fondos más prestigiosos. Afortunadamente, sólo sobre simulaciones.

Pero ha venido a mi cabeza algunas citas del “Cisne Negro” que leí hace unos meses, y que espero haber entendido correctamente. El autor nos propone que para algunos fenómenos, la información que tenemos sobre el presente poco nos puede decir sobre el futuro, con un ejemplo muy curioso: el del pavo que se engorda durante el año para acabar matandolo el día de Navidad; el pavo día a día va recibiendo alimento, cobijo, seguridad, y cada día ve lo mismo, por lo que podría pensar que todos los días van a ser así. Y sin embargo, un día de repente, lo matan. ¡¡Sorpresa!! Así es que poca información nos da el pasado de la Bolsa sobre lo que puede pasar en el futuro.

Hay un grupo de fenómenos como el de la Bolsa, en el que la aleatoriedad es de grandes extremos: se puede ganar o perder mucho. Lo que nos propone Taleb en su libro es que tú o yo podemos tomar decisiones en la Bolsa de la misma calidad que los mejores “analistas” (recomiendo la lectura del pasaje del libro sobre la bolsa…)

Su propuesta es que en la Bolsa se utilizan herramientas erróneas como la falacia narrativa o la distribución estadística normal.

Sin embargo, podemos proteger nuestras inversiones si las realizamos de forma adecuada, si nos damos cuenta de varias falacias, como la mentira de la distribución Gaussiana aplicada a la bolsa.

Multitud e Imperio

He leido varios libros desde entonces, y algunos han sido muy reveladores, como 1984. Pero empiezo a necesitar encauzar mis ideas sobre cosas como la organización política en España y en el mundo, para lo que necesito más tiempo.

Un autor muy revelador es Antonio Negri, del que estoy leyendo varios libros, que se pueden ver en mi biblioteca.

Negri está intentando describir la nueva forma en la que se ha transformado el proletariado comunista tras la post-modernidad, influida por los procesos que han hecho de ella un ente ahora llamado “multitud”. La multitud es un conglomerado de individualidades, una fuerza en red, que se opone al poder del Imperio en todos sus sentidos.

La aproximación de Negri a la conformación de esta multitud es muy idealista, llena de elementos positivos.

La ética del hacker: los chicos quieren pasarlo bien

‘La ética del hacker y el espíritu de la era de la información’. Autor: Pekka Himanen (Destino, 2004).
 
En primer lugar aclarar que el término ‘hacker’ al que se hace referencia en el título se utiliza a lo largo del libro de manera unívoca.

En este caso, ‘hacker’ sirve para designar a todo desarrollador por vocación de sofware en general y a los del sistema Linux en particular, que son de los que la obra se ocupa.

El autor del libro viene a sostener la tesis de que estos ‘hacker’ son unos pioneros que han dado a luz un modelo de producción que se opone frontalmente a la ética protestante del trabajo (ética que según parece es la espina dorsal del sistema capitalista).

El tono general de la obra viene a transmitir un entusiasmo y un optimismo a todas luces infundado. Tras la lectura uno llega a las siguientes conclusiones:

– Estos chicos creen haber inventado la rueda.
– Por ese motivo se sienten muy felices.

Esta nueva forma que tienen los ‘hacker’ de entender el trabajo se fundamenta en dos pilares principales: la pasión y la diversión.

En realidad ‘La ‘etica del hacker’ da cuenta de un nuevo paso evolutivo en la historia de la humanidad: El paso del homo sapiens al homo ludens.

Para este nuevo hombre (?) el máximo objetivo vital se reduce a la búsqueda de entretenimiento a toda costa . De hecho en el prólogo de Linus Torvalds (pag.18) se puede leer:

“(…) nuestro progreso consiste en ir pasando de una fase a otra en un proceso completo desde la ‘supervivencia’ a la ‘vida social’ y al ‘entretenimiento’.
¿Sexo? Sí, claro. Sin duda empezó siendo supervivencia y continúa siéndolo. Nada que objetar. Pero en los animales más desarrollados ha dejado de ser una cuestión de pura supervivencia (…) en el caso de los seres humanos, el sexo por antonomasia es entretenimiento.
(…)¿Guerra? Lo mismo. Puede que la guerra no haya completado el proceso, pero la CNN hará todo cuanto tenga en su mano para conseguirlo. Empezó siendo supervivencia y va camino de convertirse inexorablemente en entretenimiento. (!)”

 

Mención a parte merece el capítulo en el que se explican los criterios organizativos seguidos por Linus Torvalds a la hora de liberar las distintas versiones del sistema operativo.

Este nuevo modo de entender la toma de decisiones hubiera hecho sin duda las delicias de Louis Aragon y Salvador Dali.

Aunque no soy usuario de Linux, tengo entendido el sistema tiene un rendimiento más que aceptable.

Nos encontramos pues ante claro caso de expediente X digno de Iker Jiménez. A no ser que hasta el dia de hoy hayamos estado equivocados en nuestra manera de entender la dirección de proyectos según el modelo tradicional: organización jerarquica de los equipos en función de los méritos y el conocimiento de sus componentes

¿Quién sabe?. Lo cierto es que ningun lector quedará indiferente ante la lectura de ‘La ética del hacker’ , que le deparará un abanico de sensaciones que van del estupor más inesperado a la hilaridad desbocada.

En resumen, una joya.

Social reading

Acabo de inventar (creo) el social reading… Alguien sujeta un libro en el metro, en las escaleras mecanicas, en cualquier sitio, y tú lo lees. Además cada uno puede leer un párrafo, no hace falta que todos lean todo el libro.

Es maravilloso, así puedes compartir la lectura con otras personas, enviar un extracto del libro a tus amigos, poner un marcador favorito en la pagina que más te gusta, incluso puedes quedar con la persona que sujeta el libro y continuar viaje con ella. Toda una experiencia.

La comunicación por Manuel Campo Vidal

Hace unos días asistí a una conferencia de Manuel Campo Vidal sobre comunicación. El auditorio estaba lleno de directivos o futuros directivos que se habían formado o se estaban formando en EADA.

Ya he comentado el impacto que me causó el libro de Manuel Campo Vidal. Pero verle hablar es todavía más impactante. Se nota cuando estás delante de un buen comunicador.

Aparte de que era un viernes a las 20:00 de la tarde, ya os podéis imaginar el cansancio del auditorio. Pues el tío se las apañó para que la charla no resultara aburrida. Además de las bromas para mantener al público atento, mostró unos vídeos sobre algunas noticias y su impacto comunicativo. No podía ser de otra forma viniendo de una persona que se ha movido por la televisión.

Entre las bromas, empezó su charla haciendo un pequeño repaso de por qué nos sorprendemos cuando comparamos nuestras dotes comunicativas con nuestros vecinos europeos (Francia, Reino Unido), además de satirizar nuestras buenas prácticas (o más bien la ausencia de ellas). “En España no salimos a la pizarra.” Y eso ya nos dio para reirnos un rato a cuenta de lo que pensábamos cuando el profesor nos pedía explicar algo delante de toda la clase.

La comparación con nuestros vecinos franceses le sirvió para explicar cómo iba a estructurar su charla, como un alumno del Liceo Francés: introducción, exposición y recapitulación. Los cuatro temas de exposición fueron:

  • La globalización de la comunicación
  • Nuevos medios de comunicación
  • Nuevos consumos de la comunicación
  • La comunicación en una coíuntura de crisis

Sobre la globalización de la comunicación, se refirió a la instantaneidad e inmediatez de las noticias y la comunicación. Contó el caso del Presidente de la Comunidad de Cantabria, cuando respondió en un programa de deportes de Cantabria sobre lo que le pareció la boda real a la que le invitaron, y cuando al cabo de pocas horas, ya estaba al tanto de sus declaraciones su suegra en Galicia. Lo que se puede extraer de esto es que da igual que lo digas en un programa de fútbol, o dónde estés, porque aunque lo cuentes en Santander, llega a todo el mundo.

Sobre los nuevos medios de comunicación, nos habló de sus nuevas características: que no tienen una direccion colectiva, que el ritmo de las noticias va más rápido que los medios tradicionales, con ejemplos de cómo en Londres durante los atentados de 2005, los ciudadanos realizaron una cobertura paralela de noticia porque los medios de comunicación no contaban nada (tal y como Tony Blair les pidió). Incluso nos proyectó un extracto de un reportaje que había preparado para la televisión.

Estas nuevas tecnologias ponen en jaque a los medios tradicionales y a los gobiernos que quieren ejercer el poder sobre los medios tradicionales, pues empiezan a escapar de su control: la gente crea la información y el poder no puede controlarles. Qué reminiscencias de la multitud de Negri tiene esta explicación.

También se refirió a la utilización mercantil de estos nuevos medios, como los blogs de empresa o los grupos de interés. Un caso que yo no conocía por el poco seguimiento que he realizado de la campaña a las elecciones estadounidenses: La financiación de la campaña de Obama ha sido sin aportaciones públicas, y apoyándose en redes sociales. A este se lo cargan, seguro ;( porque no van a poder presionarle.

El papel de Internet como habilitador de las redes sociales. Hay quien dice que Internet aisla, pero no es así, sino que sirve para comunicar. Estamos ante medios de comunicación individuales de masa, es decir, con el potencial de llegar a dónde solo llegaban antes los medios de masa. Un ejemplo es YouTube, donde puedes subir un vídeo y que lo vean millones de personas.

Cuando abordó el asunto de los nuevos consumos de la comunicacion, casi le hizo un guiño al autor de “La Generación Einstein“, al citar la forma de consumo de la comunicación por parte de los jóvenes.

Una reflexión a la que nos invitó fue a pensar sobre cómo cambia nuestra percepción de lo que ocurre, según la información que recibimos. Consumimos la información en cápsulas y a eso debemos prestarle atención, pues la información debe darse en un contexto. Y nos puso el ejemplo del incidente Chaves, en el que estaban involucrados el rey, nuestro presidente del gobierno y su homólogo venezolano. Dependiendo del tiempo que se vea la conversación entre los tres personajes, cambiará nuestra valoración de las respuestas de cada uno. Para demostrarlo, nos puso el vídeo de lo que pasó.

Nos recordó que ponemos poca atención a las herramientas de la comunicación: los aparatos, los micrófonos, el proyector, el entorno arquitectónico y de diseño, etc. Es necesario prestar atención a qué elementos vamos a utilizar para comunicarnos, en qué lugar lo vamos a hacer, etc.

Cuando habló de la comunicación en una coyuntura de crisis, lo hizo desde tres puntos de vista: en el caso de  catástrofe o emergencia, se refirió a la necesidad de prepararse y anticipar esas situaciones, con un pequeño ensayo; otro caso es el de una crisis general y sostenida: cualquiera puede empezar a comunicar. La ciudadania no es sólo receptora sino también emisora, así es que es preciso anticiparse y poner la cara antes de que otro llene los vacíos informativos; y por último en caso de crisis puntual (como los atentados del 11M en Madrid).

Dio algunos consejos útiles, como prepararse para una crisis antes de que pase, escoger a los portavoces, no te escondas, porque puede hablar otro. En una situación de crisis todos somos portavoces, porque cualquiera puede dar información, así es que escojamos adecuadamente a los portavoces y lo que tienen que decir.

Para finalizar, al estilo del alumno del Liceo Francés, nos recomendó dejar los vicios y formarnos en la comunicación: dejar la improvisación; las palabrotas,  que al final nos impiden exponer nuestros sentimientos, y con esto finalizó con un par de videos: uno sobre las palabrotas y otro sobre los micrófonos abiertos.

Y finalmente, unos consejos para poder empezar: tomarse tiempo para la comunicacion. Y las consecuencias: ganaremos en eficacia, liderazgo, confianza, tiempo (por ejemplo, haciendo las reuniones más cortas), y mejoraremos nuestra posición, además de los resultados económicos. Y como no, la satisfacción del trabajo bien hecho.

Espero haber conseguido también mis objetivos de comunicación con este artículo. Pero por si acaso no lo he conseguido os animo a que leáis su libro.

Raimon Panikkar: El silencio del Buddha

En ‘El silencio del Buddha. Una introducción al ateísmo religioso’ (Siruela) el teólogo Raimon Panikkar hace un recorrido por la historia de la espiritualidad en el mundo occidental, deteneniéndose en los origenes del ateísmo del cual hace un pormenorizado análisis.

El autor llega a la conclusión de que en el mundo actual el cristianismo se encuentra en un evidente estado de crisis y que necesita una nueva reformulación.  Como punto de partida para esta nueva concepción del cristianismo, el autor propone una visión desprejuiciada de los principios de la religión budista, los cuales expone detenidamente, en especial aquel que hace referencia al silencio ante Dios (del cual nada puede decirse ni pensarse, en clara oposición con la idea tradicional cristiana).

Se trata de un libro atractivo para los que estén interesados en la historia de las religiones y donde se pone de relieve la base filosófica de las argumentación empleada por el autor.

La obra puede leerse también como una síntesis ajustada de los fundamentos del budismo, lo que la hace recomendable para aquellos que quieran introducirse en el conocimiento de las características tan particulares de esta religión y que tanto la alejan de los modos de enteder la espiritualidad en occidente.

La comunicación de los españoles

He estado de viaje en Bilbao unos días para la boda de una amiga y de casualidad, mi novia ha comprado el libro de Manuel Campo Vidal, ¿Por qué los españoles comunicamos tan mal?. Es uno de esos libros que a mí también me hubieran atraído, pero tengo una pila de libros acumulados (no hay más que ver mi biblioteca virtual para hacerse una idea).

El caso es que lo ojee un poco para hacerme una idea de qué iba y … ¡¡¡me lo he leido en dos días!!! La lectura es rápida: tiene letra grande, interlineado amplio y en la descripción se mezclan desde anécdotas de la comunicación de políticos y empresarios reconocidos, hasta consejos de cómo afrontar las situaciones descritas.

Entre los personajes citados: Felipe González, Jose Maria Aznar, Alfonso Guerra, Mariano Rajoy, Federico Trillo, Julio Linares, Manuel Pizarro, Nicolas Sarkozy,… y como no, también personas que no participan en la vida pública, pero de las que en palabras del autor “la gente sabe de lo que habla”.

He notado una ausencia: la de Julio Anguita, que no sé si se debe a algún olvido del autor, pero su papel parlamentario al menos es notorio (sin juzgar si es buen o mal orador).

Además, cita a varias personas que se encuentran en mi mitología: Jose Luis Sampedro y Manuel Castells. Este último fue su tutor de master en París.

Lejos de constituir un decálogo de consejos y guías (de las que el autor ha huido claramente y así lo explica en su epílogo), el libro pretende despertar en el lector más que nada la necesidad de introspección y autocrítica, sobre todo de aquellos que sean comunicadores.

Yo lo encuentro muy útil en cualquier caso, sea uno un directivo de una multinacional, un profesor de bachillerato o incluso un currito cualquiera. De hecho, lo voy a recomendar a mis compañeros de oficina.

Solamente tengo una pequeña crítica al libro y es que Manuel Campo Vidal dirige el Instituto de Comunicación Empresarial que precisamente se dedica a ofrecer cursos a quienes tienen problemas de comunicación y quieren mejorarla. Hay quien puede ver en el libro un planfetillo publicitario, más que  una obra didáctica y de iniciación, aunque sigo valorando muy positivamente la parte didáctica.

Sobre Cortázar

Ahora que tengo tiempo estoy aprovechando y me estoy leyendo las obras completas de Julio Cortázar.
Córtazar tiene fama de escritor difícil. No estoy de acuerdo con esto, aunque creo que tiene su explicación.
Entre los lectores de Córtazar están los que prefieren los cuentos y los que se decantan por sus novelas. Yo me cuento entre los segundos.
Los cuentos de Córtazar se caracterizan por su perfección técnica. Se trata de dispositivos exactos, diseñados con la idea de captar la atención del lector y no soltarla hasta el final del relato. Uno queda literalmente atrapado en la red de araña minuciosamente tejida por el autor y así se llega a la última página, donde generalmente nos tiene reservada la gran sorpresa final, el mazazo desconcertante que nos deja sin aliento, boquiabiertos. Se puede afirmar sin pecar de exagerado que Córtazar es el maestro del cuento en castellano en el siglo XX.
En los cuentos de Córtazar no existe una temática común. Cada relato es una pieza redonda, un mundo vivo en sí mismo, concebido de forma independiente y con su propia tensión interna, una tensión que no decae en ningún momento. Su lectura resulta absorvente, basta con dejarse llevar.

Sus novelas son otra historia. Estas requieren por parte del lector una actitud podríamos decir que más activa, pero el esfuerzo merece la pena.
En sus novelas, Cortázar se expresa con una total libertad y precisamente por esto, en ellas podemos reconocer el lado más personal, más intimo, del escritor.
Esta libertad alcanza todos los niveles. Empezando por el estilístico: Cortázar experimenta sin pudor con la literatura: en sus textos nos encontramos con frases inacabadas, fragmentos en inglés o en francés, trozos de poemas y canciones, escritos de otros autores, textos extraídos de periodícos y revistas, argentinismos, cambios inesperados de los tiempos verbales y un largo etc. Es la técnica collage llevada de la pintura a la escritura.
Esta libertad estilística, este afán por experimentar, es posiblemente la razón por la que se le ha impuesto el sambenito de ‘escritor díficil’. Pero no nos equivoquemos, nos encontramos ante un escritor que empezó a publicar muy tardíamente, con un bagaje literario y cultural impresionante, con una técnica depuradísima y todo ello puesto al servicio de la más absoluta libertad creadora.
Por eso, a mi modo de ver, hay que introducirse en las novelas cortazarianas con una actitud abierta, como la del que acude a una fiesta. No se puede pretender entenderlo todo, aprehenderlo todo, explicarlo todo. Las novelas de cortazar están cuajadas de referencias culturales: a pintores, escultores, escritores (por supuesto), músicos (Cortázar es entre otras muchas cosas un apasionado del jazz). Los protagonistas de sus historias son generalmente artistas, gente que cuestiona el orden establecido, que va en busca de sí mismos, que vive en libertad (de nuevo esa palabra).
Pretender entenderlo todo sería demasiado pretencioso. La prosa de Julio Cortázar tiene su propio ritmo, tiene un swing especial. Uno se deja acompasar y poco a poco va captando, va entendiendo. Te vas dando cuenta de las continuas bromas y tomaduras de pelo que salpican la lectura. Vas tomando conciencia de la particularidad del mundo cortazariano: su obsesión por los misterios del universo femenino, su devoción por los gatos, su creencia en la existencia de un lado mágico de la vida.

Sobre este último punto hay una anécdota curiosa:
En ‘Rayuela’, Cortázar incide mucho sobre el tema de las casualidades. En el transcurso de la novela las casualidades se suceden de manera a primera vista inverósimil. Yo pensé en un principio que se trataba claramente de una invención del autor. Años más tarde leyendo una entrevista a Fernando Porrúa, el editor argentino de Cortázar, éste aseguraba  que lo de las casualidades no era invención, que al lado de Cortázar a uno no dejaban de pasarle cosas raras y ponía unos cuantos ejemplos.

Luego están también las disquisiciones filosóficas, en las que los no iniciados -como yo mismo- pueden perderse un poco, pero que nunca dejan de tener ese ritmo, ese swing.
Y por último está el lado político del escritor, que en los últimos años de su vida (murió en 1984) estuvo muy implicado en la revolución cubana y en la nicaragüense y que queda claramente reflejado en el ‘Libro de Manuel’.
La obra novelística de Julio Cortázar es sobre todo la búsqueda de un modo de vida alternativo a los valores capitalistas predominantes cuya imposición el autor ya intuía tempranamente y en lo que resultó visionario.
Por eso sus capítulos están repletos de situaciónes no-lógicas, anticonvencionales, de personajes desclasados, de vagamundos, de locos, de seres vulnerables, de todo aquello que desafía el modo de pensar preestablecido, lo que Cortazar llama ‘La Gran Costumbre’.
Hay que leer a Cortázar. El que no lo lea no sabe lo que se pierde. Para los que se quieran introducir en su lectura yo les sugeriría los siguientes títulos y en este orden:

‘Final del juego’ (cuentos)
‘Las armas secretas’ (cuentos)
‘Rayuela’ (novela) – En especial la edición de Catédra, con un prólogo muy sustancioso de Andrés Amorós

Y después, ya enganchados, aquello que os venga en gana.

Eso es todo. Saludos a los cronopios del mundo.

En la multitud todos somos singulares

Antonio Negri nos habla en su libro “Movimientos en el imperio” de la multitud como fuerza reparadora de la crisis abierta por el capital en la actual epoca de la postmodernidad.
Normalmente, pensamos que la multitud no tiene estructura ni orden, pero precisamente es eso, una suma de multiples singularidades (no son múltiples individualidades), subjetivas, una expresion maxima de libertad, pues cada singularidad tiene su espacio.
Esta multitud no es la multitud del pueblo, sino una poblacion mayor, que incluye tambien a los actuales aristocratas politicos y economicos, pero que otorga a cada uno de ellos, un espacio de libertad.
Es curioso observar como el movimiento antiglobalizacion “presiona para ejercer el poder constituyente como base de lo comun”, y ha reconocido el final del mov comunista. Ha tomado el relevo “para relanzar un proyecto y construir una etica de la multitud revolucionaria, esto es, de la subjetividad y del antagonismo”.

Powered by ScribeFire.