Nuevo plugin para WordPress: insertar publicidad de Zanox

Voy a incluir publicidad en el blog, a través de Zanox, que ofrece programas y campañas a afiliados que quieran sacar partido de un espacio en el que colocar publicidad. Casi ni se va a notar, y me permitirá probar esto de la publicidad y los ingresos extra a través del blog.

Ya veremos si funciona.

Para mostrar la publicidad, cada anunciante proporciona código HTML que hay que insertar en la web. Para hacerlo lo más cómo posible y facilitarme la vida (voy a ir cambiando y probando cosas), he creado un módulo para WordPress.

Es un módulo muy sencillo, con una configuración sencilla también. El módulo pone a disposición del blog un widget, que se personaliza con el tipo de anuncio a incluir. El código HTML de cada anuncio está en un fichero. Hay un desplegable en el widget que permite seleccionar el anuncio, en base a unas etiquetas. Sencillo.

Y me ha llevado poco tiempo hacerlo, menos de 1 hora. Empecé a partir de otro plugin, para ver lo que tenía que incluir y lo que no. Y tuve suerte, porque empecé por un plugin muy sencillo: las medallas de Ohloh, que incluye un widget.

Ahora, tengo que pensar en mejoras: una interfaz de gestión para crear los ficheros HTML, conexión directa con mi cuenta de Zanox para seleccionar la publicidad, etc.

De vuelta

De vuelta al trabajo. Ahora, a ver si me reciclo completamente y empiezo a programar en Java y Scala. Esto promete.

Siempre me ha dado un poco de respeto Java, tan parecido a C++, las librerías, … hay que saber tanto, que siempre me daba miedo empezar.

Pero ahora ya no hay excusa. Y ya tengo una batería de enlaces y recursos.

He empezado con Netbeans, pero me he acabado pasando a la línea de comandos, es más sencillo, y así controlo lo que hago.

En la playa de Laplad

Hemos hecho día playero, bueno, más bien de descanso.

Primero, a visitar la ciudad, pero con un calor de espanto. Comimos y nos fuimos por la tarde la playa, a Laplad. Había tumbonas, sombrillas y poca gente. El agua, como en toda Croacia, limpia, cristalina.

Fue una pena no haber llegado a la playa por la mañana, habríamos amortizado las sombrilla. Había hasta un sitio para comer.

Un buen chapuzón

Hemos buscado una playa tranquila, pero no es una playa. Es simplemente una zona de baño en las rocas, y son bastante escarpadas.

El agua estaba limpísima y la temperatura era ideal. Aún así me ha llevado diez minutos decidirme, y es que no veía claro eso de tirarme así como así. No había ni escalera ni una rampa, ni nada; había que tirarse.

Luego ha sido más fácil de lo que yo pensaba, y salir ha sido sencillo, a pesar de no tener unas sandalias para el agua.

La sombra de los pinos llega hasta la orilla así que no hemos necesitado sombrilla. Y tampoco hay arena, así que menos problemas.

Posted from WordPress for Android