Beatriz Preciado: Terrorismo contra el imperio farmacopornográfico

Se acaba de publicar ‘Testo Yonqui’ (Espasa) de la filósofa postfeminista afincada en Francia, Beatriz Preciado.

 
En este libro, Beatriz Preciado nos explica su experiencia como adicta a la testosterona, hormona que ella misma se administra en forma de gel, clandestinamente, sin ningún tipo de supervisión médica.

 
En ‘Testo Yonqui’ encontramos una narración de los devaneos sentimentales de la autora, así como descripciones muy explícitas y de gran crudeza -e innegable fuerza literaria- de sus prácticas sexuales habituales.

 
Pero no nos encontramos ante una obra erótica ni pornográfica. O al menos no sólo es eso. El libro se plantea como un ensayo en el que se analizan los mecanismos de control político que a lo largo de la historia el capital ha ejercido sobre los diferentes aspectos de la sexualidad. Y como estos mecanismos han evolucionado hasta dar lugar al sistema actual, que la autora denomina como régimen ‘farmacopornográfico’, en el que la economía del sexo genera unos beneficios ya comparables a los de la industria armaméntistica o la farmaceútica.

 
Tras leer el libro caemos en la cuenta de que no todo es lo que parece y así, por ejemplo, Beatriz Preciado da respuestas a preguntas que pocas veces se plantean:
¿Por qué la pildora anticonceptiva es uno de los fármacos más producidos en la historia de la humanidad estando suficientememte comprobada su alta incidencia cancerígena?
¿Por qué buena parte de los fondos inicialmente destinados para la prevención y erradicación de enfermedades en el tercer mundo acabaron finalmente empleándose en la investigación y el desarrollo del viagra?
¿Por qué el estado ejerce un monopolio y control absoluto sobre la distribución de los medicamentos de carácter hormonal tales como la testosterona?

 
La filósofa también plantea una hipótesis escalofriante: que las actuales condiciones laborales en las que el proletariado del sexo ejecuta su trabajo no son una excepción, sino que se trata de unos modos de producción que el sistema está tratando de imponer progresivamente de forma hegemónica.

 
Aunque al libro se le podría objetar cierta parcialida y un exceso de radicalidad en sus planteamientos, la autora es honesta en todo momento y nunca nos oculta cuáles son sus puntos de partida.

 
En resumen, un lectura altamente recomendable por su caracter divulgativo y porque ofrece una perspectiva alternativa a las visiones más bien optimistas y complacientes de la sociedad actual que ahora tanto proliferan.

 

 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.